Serenidade

Entrevista

Joyce

Con ocasión de la publicación en nuestro país del disco Gafieira Moderna (Far-Out), la cantante y compositora Joyce pasó por Madrid donde ofreció un interesante concierto por el que desfilaron, además de las canciones de dicho Lp, clásicos de la artista carioca como Aldeia de Ogúm o Femenina.

Serenidade tuvo el placer de poder hablar con Joyce, conversación que fue publicada en el número 5 del fanzine.

Serenidade: ¿Qué es gafieira?

Joyce:Gafieira es lo siguiente: es un baile de salón brasileño que nació en Rio de Janeiro en los años 30 del siglo XX, claro. Es una música cuya base rítmica es el samba pero que tiene muchas cosas jazzísticas en los arreglos. Está hecha con muchos vientos, como una Big Band, y que todavía se practica, principalmente en Rio de Janeiro, aunque también en otras ciudades. Es muy popular, es música para bailar y sería el equivalente, si quieres hacer un paralelismo con la música americana, al Swing porque más o menos es de la misma época y también es música hecha para bailar.

Serenidade: Pero el título del nuevo disco no sólo hace referencia al baile; también es un homenaje a Billy Blanco ¿No es cierto?

Joyce: Sí, entre otras cosas sí, porque Billy Blanco es uno de los composito-res que más se refirió a la Gafieira y la música que aparece en este disco está basada en un tema de Billy Blanco llamado Estatuto da Gafieira en la que él dice cómo debe comportarse la gente en la Gafieira. En la letra de mi música Pega Leve digo que ahora todo eso cambió porque hoy en día las Gafieiras Modernas son esas grandes Dance Halls donde la juventud baila con otros tipos de música, con djs, con otros tipos de gente, gente con piercings, tatuajes... En fin, en la Gafieira Moderna el comportamiento cambió mucho y busco hablar de eso.

 

 

 

 

 

 

 

 

Serenidade: En tu carrera son habituales los homenajes a los músicos de la MPB como Vinicius de Moraes, Elis Regina, Tom Jobim... Todos estos músicos son conocidos por el gran público pero Billy Blanco no lo es tanto ¿No?

Joyce: Pero es un músico muy importante también y es un gran cronista de Rio de Janeiro.

Serenidade: ¿Es tu forma de revalorizar al compositor?

Joyce: Claro, claro.

Serenidade: Otro homenaje de este disco es el que realizas a Elza Soares y a Clementina de Jesús, dos grandes artistas con vidas muy duras ¿Es un homenaje por su calidad como cantantes o como mujeres?

Joyce: Decidí invitar a Elza principalmente por el instrumento que ella es. Yo quería el sonido de ese instrumento, aquella arena en la garganta que ella tiene y fue maravilloso, fue un encuentro muy bueno porque Elza es una persona por la que yo siento un gran afecto. Creo que es una cantante excepcional y como mujer también es sensacional. Clementina está homenajeada en la canción Forças d’alma, y no sólo ella sino también Baden Powell y Moacir Santos porque la música Forças d’alma es una música que habla de las raíces africanas en la música brasileña. En mi opinión, Clementina simboliza el África profunda en la música brasileña, es una raíz que está allá atrás, en los primeros esclavos que vinieron para Brasil. Moacir Santos es un África diferente porque es un gran maestro, un orquestador, entonces él es el África sinfónica en forma de orquesta. Baden Powell es el creador de los Afrosambas y Forças d’alma es en el fondo un Afrosamba, como composición está profundamente influenciada por Baden. Por eso es el triple homenaje.

Serenidade: Volviendo a los principios de tu carrera, leí en tu libro de memorias Fotografei você na minha Rolleiflex que comenzaste a componer con 14 años ¿Quiénes eran los ídolos de Joyce con 14 años?

Joyce: La Bossa Nova completamente. Yo crecí escuchando la Bossa Nova y mis ídolos eran Joao Gilberto, Tom Jobim, Vinicius de Moraes... Mi sueño era hacer ese tipo de música por eso mis primeras composiciones tenían un sabor muy de Bossa Nova.

Serenidade: Pero tú dices que algunos de los compositores que te han influenciado han sido músicos como Bill Evans, Thelonius Monk o cantantes como June Christy.

Joyce: Yo escuchaba mucho jazz cuando era pequeña. Mi hermano, 13 años mayor que yo, era guitarrista, tocaba en bailes en Rio de Janeiro y era muy amigo de gente de la Bossa Nova como Roberto Menescal. Yo era pequeña y veía a esas personas llegando a mi casa, oyendo mucho jazz y tocando Bossa Nova. Todo eso fue como un crisol de culturas dentro de mí. La música es mucho eso, el jazz es todo eso. Vas conociendo muchas cosas y de ahí termina saliendo una cosa propia.

Serenidade: ¿Puedes contarme la historia de tu primera guitarra?

Joyce: Fue comprada en España (Risas).

Serenidade: En Burgos...

Joyce: Sí. Yo ya tocaba un poquito la guitarra, ya sabía tocar pero usaba la guitarra de mi hermano y era una cosa muy desagradable porque yo tenía que esperar a que él saliera para coger la guitarra a escondidas, sin que me viese y, claro, yo quería mucho tener una guitarra. Entonces, cuando tuve 15 años, -en Brasil 15 años es una edad emblemática, las niñas tienen una fiesta, se ponen un vestido blanco y todo eso-, yo le dije a mi madre que no quería eso, que yo prefería un viaje por Europa y ella me dio ese regalo. La primera ciudad que vi fue Madrid. La primera vez que pisé un lugar fuera de Brasil fue exactamente Madrid y de aquí salimos en excursión por España. Fuimos para Portugal, para Francia, para Italia, para varios lugares. Pero en la ciudad de Burgos vi esa guitarra en una tienda. Pedí que me dejasen probarla. Era una guitarra pequeñita pero con un sonido maravilloso, una guitarra española nunca tiene fallo. Entonces la compré y fue mi primera guitarra.

Serenidade: Una anécdota muy graciosa...

Joyce: Muy graciosa y muy importante para mí.

Serenidade: ¿Aún conservas esa guitarra?

Joyce: No, esa guitarra la presté a un amigo y ese amigo la perdió, lamentablemente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Serenidade: Como letrista reconoces tener influencias del poeta Carlos Drummond de Andrade ¿Crees que, como él dice, has tenido alguna Pedra no caminho a lo largo de tu carrera?

Joyce: (Risas) Creo que piedras siempre tienes. Cuando escoges un camino no siempre es el más fácil. Yo tuve un momento en mi carrera, que fue 1980, cuando mi música consiguió un enorme éxito en Brasil y ante mí se abría la oportunidad de continuar en ese camino de éxito. Pero tienes otro escritor que es Hemingway que decía así: “quien gusta de mi literatura, casi siempre gusta de las causas perdidas” y era eso lo que yo estaba viendo que ocurría con el fenómeno pop que fue la canción Clareana. Si yo me hubiese quedado repitiendo siempre la música de esa forma no hubiera sido feliz. Hubiera ganado mucho dinero pero no hubiera sido feliz. Mi elección fue una elección de independencia creativa y esa elección es un camino de piedras porque no siempre es fácil pero da una felicidad interior muy grande. Antes hablaste de Thelonius Monk y para mí, Monk es un ejemplo de cómo un músico se mantiene fiel a aquello en lo que cree aunque el mundo que le rodea le diga que lo que hace no está bien. Él sí sabe que eso está bien y algún día esas personas lo entienden. Creo que eso sucede con toda la gente que está en el mundo creativo y creo que eso sucede en mi vida también.

Serenidade: Estoy de acuerdo, creo que es cuestión de tiempo.

Joyce: Claro que sí, creo que es una opción por la que la gente apuesta.

Serenidade: Hablando de Carlos Drummond de Andrade ¿Conoces el poema Caso do vestido en el que unas niñas preguntan a su madre sobre un vestido que está colgado en su casa?

Joyce: Sí.

Serenidade: Siempre que leo ese poema me acuerdo de su canción Femenina en la que dos niñas preguntan a su madre qué es ser femenina.

Joyce: ¡Qué gracia! Puede que alguna cosa esté ahí sin haberme dado cuenta. Sí claro, qué interesante... Carlos Drummond de Andrade influenció mucho a Jobim como letrista, no sé si lo sabes.

Serenidade: No, no lo sabía.

Joyce: Hay una línea de ese poema, Caso do vestido que habla de que el padre coge una “fevre terça” y Antonio Carlos Jobim uso eso en la letra de Aguas de março. Es muy interesante eso, es todo un círculo.

Serenidade: Sí porque Carlos Drummond de Andrade y, por supuesto, Vinicius de Moraes, son los poetas Bossa Nova.

Joyce: Manoel Bandeira también tiene una sencillez y un humor muy seco y muy interesante.

Serenidade: Sí porque Joao Cabral de Melo Neto, aunque lo musicase Chico Buarque, es menos Bossa Nova.

Joyce: Es una poesía más dura, sí.

Serenidade: Tú siempre has sido una mujer feminista. Incluso cuando has cantado a los Orixás has elegido a Iemanja, que es una mujer.

Joyce: No me había dado cuenta de eso...

Serenidade: Estaba bromeando pero ahora, hablando en serio, ¿Era fácil tener convicciones feministas en la época del gobierno militar?

Joyce: No, pero creo que las convicciones feministas traspasan las convicciones ideológicas. Creo que el día en que todos los problemas sociales y raciales del mundo estén resueltos, todavía va a quedar la cuestión feminista. Si estuviésemos hablando inglés te diría que es “the ultimate”, es la última en sí misma, la última de las últimas. La gran cuestión final es la cuestión feminista. Creo que no depende de la raza porque el machismo está presente en todas las razas, en todos los sistemas sociales. Es la cuestión más fundamental de todas.

Serenidade: De hecho, tú has dicho que canciones como Minha namorada de Vinicius y Carlos Lyra era una canción machista ¿por qué?

Joyce: Siempre se lo dije a Vinicius e incluso él hasta estaba de acuerdo y nos reíamos mucho con ese asunto. Era un machismo amoroso, un machismo cariñoso pero que no deja de ser machismo porque él dice “se você quiser somente minha, exatamente esa cosinha, essa coisa toda minha...” Está claro que es una visión extremadamente machista del amor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Serenidade: Sin embargo, recuerdo una canción, una de las mejores canciones de amor de la MPB, escrita por una mujer que también es una canción muy machista. Hablo de Por causa de você y de los versos “entre meu bem/nao deixe o mundo mau/lhe levar outra vez/me abraçe simplemente/nao fale, nao lembre/nao chore meu bem”.

Joyce: Sí, aquel eterno perdón. Pero yo creo que ese tipo de amor... Yo no conocí a Dolores Durán, era muy pequeña cuando ella murió pero tengo la impresión de que si Dolores Durán hubiera nacido en otra época que no fuese los años 50, creo que hubiese tenido otra visión del mundo, seguro. Es importante recordar que ese tipo de perdón “entre meu bem, nao deixe o mundo mau lhe levar outra vez”, es un perdón que un hombre puede también darle a una mujer, es sólo amor.

Serenidade: Es por eso por lo que creo que es una gran canción de amor.

Joyce: Claro, es una canción de amor porque puede ser aplicado a todos los sexos.

Serenidade: Por otra parte, Dolores Durán escribió la letra de O negocio é amar que luego musicó Carlos Lyra.

Joyce: Una letra póstuma, una canción muy bonita que grabé en el Songbook de Carlos Lyra. Es una canción de amor más moderna.

Serenidade: En los años 70 estuviste con Luiz Eça en el grupo Sagrada Familia ¿Qué significó para ti tocar con el pianista de Tamba trio?

Joyce: Luiz Eça para mí y mi generación fue un maestro y un maestro muy generoso porque él tenía la generosidad de abrir su casa y recibirnos a todos los jóvenes músicos de nuestra generación. Nosotros nos poníamos entorno al piano y nos mostraba todo, tocaba todo, era una generosidad muy grande. Tom Jobim también hacía eso y Vinicius de Moraes también. Eran personas muy sencillas y muy generosas pero Luizinho tenia una complicidad y una disponibilidad muy grande.

Serenidade: Aquellas giras con Luiz Eça por México y con Vinicius por Italia ¿Fueron simplemente trabajo o también una forma de huir del gobierno militar?

Joyce: No, fueron trabajo de verdad. Yo personalmente no tuve grandes problemas porque en la época de mayor endurecimiento de la dictadura fue la época en que yo había hecho una parada en mi trabajo porque habían nacido mis dos hijas y estaba envuelta en otras cosas. Pero mi generación, en general, estaba sufriendo mucho y los trabajos fuera de Brasil está claro que eran una forma de respirar, de salir un poco a la superficie y coger aire, era una manera de encontrar trabajo pero, por encima de todo, fueron un gran aprendizaje de música y vida.

Serenidade: En esa época, en los años 70, también trabajó con el grupo A tribo.

Joyce: Fue un grupo muy alternativo con varios músicos muy creativos. Duró poco, más o menos un año, pero fue una experiencia interesante. Estaban Nelson Angelo, Toninho Horta, Nana Vasconcelos, Novelis... Fue un trabajo muy interesante.

Serenidade: Pero fue un grupo demasiado tropicalista para los músicos de la Bossa Nova y demasiado Bossa Nova para los músicas tropicalistas, ¿no?

Joyce: Era un grupo que era una cosa muy híbrida. No tenía una identidad. Todo el mundo tenía mucha influencia de la Bossa Nova pero vestía ropa de tropicalista, era muy gracioso. Entonces ninguno sabíamos muy bien qué estábamos haciendo. Mi papel en A tribo era más un papel como cantante que otra cosa porque mis músicas, la verdad, no encajaban allí. Eran más las composiciones de los mineros Toninho y Nelsinho.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Serenidade: ¿Puedes contarme en qué consistió vuestra protesta en un festival de MPB después de que os enteraseis que el festival estaba amañado y se filtrase el puesto que iba a conseguir A tribo en la final?

Joyce: Como habíamos estado una temporada en México con Sagrada Familia, comenzamos a cantar un dicho español que era más o menos “Voy a continuar a vivir por ahí, como siempre estuve a vivir por ahí”, una cosa así. Tradujimos el dicho del español y la cosa fue una locura de verdad. Hicimos un happening, con un solo de batería que duró cinco minutos ¡y era televisión en directo! La gente quería matarnos, (risas).

Serenidade: Y perdisteis el puesto que os habían prometido...

Joyce: Claro (risas).

Serenidade: Cuando estuviste en México conociste a João Gilberto, que para mí es el más grande...

Joyce: El más grande.

Serenidade: ¿Cómo fue ese encuentro para una chica de 19 años...?

Joyce: No, ahí ya tenía 21, era mucho mayor... (risas)

Serenidade: ¿Cómo fue para una chica de 21 años conocer al más grande cantante de Bossa Nova?

Joyce: Siempre es un shock encontrarte con la persona a la que pasaste tantos años admirando e intentando descifrar sus códigos musicales. Para mí y todos nosotros fue un gran acontecimiento. Después, con el tiempo, separas el artista de la persona y comienzas a sentir, a ver lo que está bien y lo que no está bien de aquella persona. João Gilberto es un ser humano muy complejo y tiene muchos aspectos de su personalidad que yo personalmente no admiro tanto como admiro al artista fenomenal que es. Creo que es, definitivamente, uno de los músicos más importantes de todos los tiempos en el mundo, un músico único, único, no existen dos.

Serenidade: ¿Sigues teniendo contacto con él?

Joyce: No.

Serenidade: ¿João ya no habla con nadie?, ¿no sale de casa...?

Joyce: No, él habla mucho con la gente por teléfono. Yo no tengo contacto con él desde hace mucho tiempo. Hace más de 20 años que no hablo personalmente con João pero soy una admiradora fervorosa de su música. Creo que es una de las personas más importantes de la música popular en el Planeta Tierra de todos los tiempos.

Serenidade: ¿Te sorprendió que los djs londinenses y japoneses admirasen tanto tu música?

Joyce: Me quedé sorprendida, contenta y feliz. De vez en cuando ese tipo de reconocimiento viene de los lugares donde menos se espera. Recientemente alguna de esas personas hasta entraron en contacto conmigo. Son grupos de rock independiente norteamericanos que también se interesan por mi música y hasta grabaron y tocaron músicas mías y eso lo encuentro muy interesante porque es una cosa que va atravesando los géneros. Creo que la música buena siempre se presta a todo tipo de crossovers y va siendo más mestiza. El mestizaje es una de las características de la música brasileña y eso está muy bien, me encanta.

Serenidade: Sin embargo, es curioso que mientras el resto del mundo habla y admira la MPB, Brasil tiene un panorama musical muy aburrido e incluso hortera.

Joyce: Es una cosa muy extraña. Creo que en Brasil suceden dos fenómenos: primero, que la Industria pasó a dominar totalmente el oído de la gente, entonces tú sólo escuchas lo que la industria quiere que escuches y lo que la industria quieres que escuches es una música más burra, una música que no te lleva a ningún lado. En segundo lugar, eso es una cosa muy grave porque va deseducando el oído de la gente. Creo que hoy, Brasil necesita unos 15 o 20 años para arreglar el mal que ya está hecho.

Serenidade: Carlos Lyra nos comentó que la situación que vive Brasil musicalmente hablando, comenzó con la dictadura del 64. Empezó como un empobrecimiento político, económico y acabó en un empobrecimiento cultural.

Joyce: En cierta manera estoy de acuerdo con él. Es una cosa muy extraña porque cuando la democracia llegó finalmente a Brasil, la gente creyó que iba a haber un renacimiento artístico muy grande y no fue eso lo que sucedió. Como te digo, para arreglar ese desastre necesitaríamos mucho tiempo. Si comenzásemos mañana necesitaríamos 15 o 20 años para arreglarlo. Es una cosa casi desesperanzadora. Creo que cada uno de nosotros debe hacer su parte. Lo que yo he intentado hacer en relación a eso es que durante el 99, creé y presenté un programa de televisión en Brasil llamado Cantos do Rio y que era un programa hecho para mostrar a músicos como Billy Blanco y Carlos Lyra, por ejemplo, que fueron dos personas que pasaron por el programa, y otros más. Era un programa mensual y sucedieron muchas cosas interesantes. Estaba bien que se pasase por la televisión abierta, no por la televisión de cable, pues así todo el mundo tenía acceso. Cuando el programa acabó, la gente se quedó tan decepcionada que crearon páginas en Internet para pedir el regreso del programa, escribieron cartas a la cadena pidiendo que volviese y ahora va a volver. También estuve proponiendo a la Prefeitura de Rio de Janeiro montar unos shows en escuelas con niños y adolescentes y esos músicos brasileños importantes para dar acceso a la música a esa juventud porque, si de cada clase sale una sola persona a la que le guste y comprenda esa música, aprendiendo a oírla, ni siquiera digo que aprenda a tocarla, ya es una buena cosa. Por eso creo que hay que empezar reeducando a la gente.

Serenidade: Si no es así, ¿se terminará perdiendo la música y la cultura brasileña?, porque ahora la música que se hace en Brasil tiene mucha influencia norteamericana.

Joyce: No es influencia norteamericana. El pop y el rock sí tienen esa influencia pero hay músicas que tienen esa influencia brasileña como el Axé de Bahia que es rítmicamente interesante pero que es muy pobre musicalmente, melódicamente y poéticamente. Cada año, cuando aparece una nueva moda de esas que las compañías lanzan, siempre pensamos que llegaron al fondo porque nada puede ser peor que eso y lo es, porque al siguiente año aparece una cosa peor. Ahora está el funky carioca que es horroroso, con letras sexistas, tremendamente ofensivas para la mujer y que no tiene música, no tiene melodía, tiene una base electrónica pobre, con una persona cantando versos pobres sobre ella, es horroroso.

Serenidade: Además de cantante y compositora tú escribes. Creo que tienes una columna en O Jornal de Brasil.

Joyce: Ya no, la tuve durante el 98 y el 2000 pero ya no. Fue un alivio para mí acabar porque me interrumpía el proceso de crear letras porque todo lo enfocaba a la columna porque era semanal. Ahora, por lo menos pude escribir las letras de Gafieira moderna donde el 99% de ellas son mías.

Serenidade: ¿De qué hablabas en tu columna?

Joyce: De todo, de todo, no tenía un tema definido, era variada en general.

Serenidade: Para finalizar ¿Cómo es tu relación con Far Out Records?

Joyce: Es una relación de un disco cada vez. No tengo exclusividad, es bueno para mí y creo que es bueno para ellos. Cuando aparece un proyecto en el que están interesados, lo hacemos y cuando no, no. Por ejemplo, antes, entre Hard Bossa y Gafieira Moderna hice un disco llamado Todo Bonito con Joao Donato, lanzado por Sony, no sé si llegó a salir aquí en España:

Serenidade: No, no salió, aquí es complicado conseguir tus discos.
Manual del usuario
Números atrasados
Artículos
División estereofónica
Email
Enlaces