Serenidade

Manual del usuario
Números atrasados
Artículos
División estereofónica
Email
Enlaces

Entrevista

César Villela

Entrevista publicada en el número 8 de Serenidade, manual del usuario

En 1962, Sir Joseph Lockwood, presidente de la compañía discográfica EMI para el mundo entero, viajó a Brasil con objeto de conocer la forma de trabajo de la Odeon, subsidiaria del sello inglés. Tras conocer informes sobre cuota de mercado, y política interna de la compañía, Sir Lockwood emitió su veredicto. Con esa flema que caracteriza a los británicos, el presidente de la EMI consideró que la Odeon estaba “cincuenta años por delante de su mercado nacional”. Por tanto, o la política de la empresa se replegaba hacia géneros más vendibles, o se expandía hacia nuevos sectores de negocio.

Tras este veredicto, los directivos de la compañía, que habían captado perfectamente las veladas amenazas contenidas en las palabras de Lockwood, abandonaron cualquier política de modernización y prefirieron seguir por la senda del conservadurismo musical.

Las primeras medidas adoptadas fueron abandonar dos proyectos propuestos por el Director Artístico del sello, Aloysio de Oliveira, que consistían en la creación de una editora musical destinada a administrar las composiciones de artistas de la casa como Antonio Carlos Jobim y la creación de una oficina destinada a orientar la carrera de sus artistas organizándoles shows, promociones, entrevistas etc. Por si esto fuera poco, días después, Aloysio de Oliveira recibió una lista de artistas considerados “no comerciales” según las nuevas expectativas de la compañía y a los que, por tanto, se debía rescindir el contrato. Entre esos artistas se encontraban personajes como Sergio Ricardo, Sylvia Telles, Lúcio Alves, o Alaide Costa. Consciente del giro que habían tomado las cosas dentro de la compañía, Aloysio, en lugar de despedirlos, añadió su nombre a la lista y dimitió de su cargo como Director Artístico.

Tras abandonar la Odeon y pasar una breve temporada en la Philips realizando la misma función que realizaba en aquella, Aloysio pone en marcha una idea que le venía rondando por la cabeza desde hacía bastante tiempo: la creación de su propio sello de discos en el cualtendría cabida el trabajo de artistas que no encontraban un vehículo a través del cual poderlo mostrar. De esta forma, nació la compañía Elenco de Aloysio de Oliveira, una grabadora que marcó un hito en la historia de la Bossa Nova.

 

 

 

 

 

 

 

 

Para afrontar esta aventura musical, Aloysio se acompañó de algunos de sus colaboradores en la Odeon, entre los que se encontraba Cesar Villela. Si Aloysio era el responsable del aspecto artístico del sello, Villela lo fue del estético. Suya fue la idea de realizar las portadas en blanco y negro, con fotos en alto contraste, magníficas tipografías, y en las cuales la única nota de color era algún detalle en rojo. Portadas que eran fácilmente reconocibles y que marcaron no sólo la política visual de Elenco, que continuó con el estilo aún cuando Villela ya había abandonado la compañía, sino la de otros muchos sellos, cuyos diseñadores estaban deslumbrados por la capacidad artística de Villela.

Cuarenta años después de que comenzase a trabajar para Elenco, Serenidade tiene el inmenso placer de presentar en sus páginas una entrevista con Cesar Villela. Un sueño que nunca hubiésemos creído se convirtiese en realidad pues hemos de confesar que Cesar Villela es una de las personas que, a pesar de no ser músico, más ha contribuido a nuestro amor por la Bossa Nova.


Serenidade:
¿Cómo comenzó a trabajar en la Odeon?

Cesar Villela: Había salido del periódico O Globo, en donde era caricaturista, y fui a trabajar en publicidad en la agencia Standars Propaganda. Fue en esa época cuando conocí a André Midani, que estaba recién llegado a Brasil (André es francés). André Midani fue y es muy importante en la discografía brasileña. Llegó a ser la segunda persona más importante de la Odeón. Fue presidente y fundador de Discos Imperial (de venta puerta a puerta). Abrió filiales en Argentina, Perú y México. Fue presidente de la Capitol en México, presidente de la Philips en Brasil (que después pasaría a ser Polygram), presidente de la Warner en Brasil y de la Warner Internacional en Nueva York. Se retiró hace dos meses y, sin duda, ha tenido una carrera brillante. André, por entonces un joven inteligente y emprendedor, creyó en mi, dejé la publicidad y me quedé trabajando en la Odeón. No era fijo, trabajaba como freelance, pero asumí la responsabilidad de realizar todas las portadas y contraportadas de la Odeón. André me dio total libertad para hacer lo que quisiera. Nunca rechazó nada de lo que yo hacía, aunque reconozco que no todo lo que hice era bueno. Produje más cosas razonables que buenas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Serenidade: ¿Su aprendizaje fue autodidacta o estudió en alguna escuela de arte?

Cesar Villela: Trabajo en diseño desde los 14 años, cuando ilustraba algunas revistas de profesores en el Instituto Lafayete. Mi estilo está compuesto por cosas de los compañeros con los que conviví y aprendí. Fue maravilloso compartir con profesionales como De Franco (mi profesor de dibujo en el Instituto Lafayete), Sebastiao Martins, Benicio, Mello Menezes, Sami Mattar, Mario Salles, Milton Luz, Ney Tecidio, Jorge Eduardo Alves de Souza, Bill Bracken, Tom Young y muchos otros.

Serenidade: ¿Qué es lo que fallaba en las portadas que se hacían antes de que usted llegase?

Cesar Villela: No había nada errado antes de mí. Había otras concepciones, otros modos de interpretar. Yo no cambié pensando en ser mejor, tan sólo usé mi criterio personal. No sé si funcionó, ustedes los periodistas, críticos y aficionados son los que pueden juzgarlo.

Serenidade: ¿Quiénes eran los artistas que le influyeron a la hora de hacer sus portadas?

Cesar Villela: En ese campo no había quién influenciase a los demás y, por otra parte, siempre fui muy individualista en este aspecto. Creo que es hasta un defecto de mi personalidad, sin embargo, procuré observar a otros artistas de otras actividades como J. Carlos (caricaturista genial) a quien admiré mucho.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Serenidade: ¿Cuántas portadas hizo durante su etapa en Odeon? ¿Trabajaba solo o tenía ayudantes?

Cesar Villela: La Odeon lanzaba 40 discos por mes entre Lps (33 rpm) y Compactos Duplos (45 rpm) de las cuales yo creaba más o menos 25. Las restantes eran las extranjeras (de la Capitol) en las que sólo adaptaba los títulos en portugués.

Serenidade: ¿Quién fue Chico Pereira, el fotógrafo que trabajaba con usted? ¿Cree que la gran calidad de su trabajo dependió en gran medida de él?

Cesar Villela: Su nombre era Francisco Pereira y, en la época, era uno de los grandes nombres de la fotografía en Brasil, muy técnico. Era profesor de fotografÌa en color de la Asociación Brasileña de Arte Fotográfico (ABAF). Muy trabajador, se convirtió en amigo íntimo de los jóvenes de la Bossa Nova como Roberto Menescal (con el que practicaba pesca submarina), Ronaldo Bôscoli, Luiz Eça (del que fui padrino de boda), Nara [Leão], Chico Feitosa (conocido como Chico Fim de Noite), Carlos Lyra, Tom [Jobim] etc... y principalmente de Joao Gilberto. De hecho, el llamado movimiento Bossa Nova comenzó principalmente en dos lugares, en la casa de Nara Leão y en la de Chico.

Cuando comencé en la Odeón el fotógrafo era otro excelente profesional: Otto Stupakof, que marchó para los Estados Unidos. Entonces, como conocía a Chico, lo invité a trabajar conmigo. La amistad creció y Chico llegó a ser el padrino de mi segunda hija, Claudia. (Tengo otra hija, Elisabeth y un hijo, Cesar). Chico era diez años mayor que yo. Infelizmente ya falleció, víctima del cigarro, fumaba mucho. Tengo la certeza de que está en el mundo astral junto a aquellos que gustaban tanto de él, como Aloysio [de Oliveira], Sylvinha Telles, Luiz Eça, Maysa, Nara [Leão], [Ronaldo] Bóscoli, Tom [Jobim], Vinicius, y tantos otros.

Serenidade: ¿Necesitaba escuchar los discos para hacer las portadas o las hacía sin saber cómo iba a ser la música?

Cesar Villela: Las grabaciones de Elenco no se hacían nunca antes que las portadas. En cuanto se definía cuál era la producción, cuáles serían los lanzamientos, Aloysio y André escogían los títulos de los Lps y yo pensaba en la portada. Yo ya conocía el estilo del cantante o del músico y Aloysio me decía lo que pensaba grabar.

Serenidade: De todas las que hizo ¿Cuáles son las portadas que más le gustan?

Cesar Villela: Produje alrededor de mil portadas. De ellas, creo que unas cincuenta eran razonablemente buenas.

Serenidade: ¿Tenía algún artista favorito a la hora de hacer las portadas? 

Cesar Villela: No, no pensaba en el artista por preferencia. De hecho, muchas veces hice portadas mejores para artistas cuyo repertorio musical no eran de mi gusto personal.

Serenidade: ¿Hay algún artista al que le hubiera gustado hacer una portada y no pudo? 

Cesar Villela: Muchos. Por ejemplo Carlos Lyra, Caetano Veloso y Roberto Carlos. De extranjeros, Frank Sinatra, Tony Bennet, Doris Day...

Serenidade: A pesar de que por fechas y estilo sus portadas son reconocibles, muchas de ellas aparecieron sin firma.

Cesar Villela: Las contraportadas no daban las informaciones aportadas por nosotros. Se imprimían en la ciudad de São Paulo y muchas veces no teníamos control sobre ellas.

Serenidade: En mi opinión, su trabajo en para Odeon y Elenco fue tan importante para la historia de la Bossa Nova como el trabajo de los cantantes y compositores de ese género musical. ¿Está de acuerdo conmigo?

Cesar Villela: Gracias por creer que tengo tanta importancia como los compositores y artistas en general. Sé que esto forma parte de su amabilidad. Considero que estoy muy lejos de ser igual a ellos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Serenidade: ¿Cuáles son sus recuerdos de Aloysio de Oliveira? ¿Cómo era él y cuál era elespíritu de Elenco?

Cesar Villela: Aloysio de Oliveira fue una persona maravillosa además de competente, idealista y muy amigo de todos nosotros. Aloysio fue en los años 30 y 40 el líder del Bando da Lua, conjunto musical que acompañaba a Carmen Miranda en los Estados Unidos en los shows y films de la Metro. Con la muerte de Carmen, el conjunto se deshizo, Aloysio regresó a Brasil y sustituyó a Tom Jobim en la dirección artística de la Odeón.

Serenidade: ¿Por qué las portadas de Elenco sólo tenían dos colores?

Cesar Villela: Muchos piensan que era por economía pero no era cierto. Ya venía buscando eso en la Odeón y ya intentaba transformar el concepto. En aquella época, la portada del disco funcionaba en la tienda como display en los escaparates y en los mostradores. Había una confusión visual enorme, con exceso de detalles, con muchos colores. En la Elenco simplifiqué todo eso para que así, sus portadas destacasen de las otras por oposición y ¡funcionó!

Serenidade: ¿Cuántas portadas de Elenco hizo y por qué no continuó haciéndolas hasta el que Aloysio vendió el sello en el año 68?

Cesar Villela: Realicé, más o menos, las primeras dieciocho portadas de Elenco. En 1964 la situación política en Brasil era muy mala, muy inestable. Conseguí la Green Card para mí, mi mujer y mis hijas y me marché para los Estados Unidos donde la Bossa Nova comenzaba a tener éxito. Además, estaba saturado de hacer portadas de discos y fui a buscar otra cosa. Concretamente, fui a hacer dibujos animados con fines educativos y comerciales, primero en Dallas, Texas, en la Keitz&Rendon Co. donde fui muy bien recibido.

Serenidade: Además de para Odeón y Elenco, ¿trabajó para algún otro sello?

Cesar Villela: Odeón, Decca, CBD, Philips, Polygram, Imperial...

Serenidade: Siempre que se habla de las portadas de Elenco se hace mención a las fotografías, a la composición pero nadie suele acordarse de las tipografías como las de las portadas del primer Lp de Nara Leão, la de Baden Powell à vontade, la de A Bossa Nova de Roberto Menescal... ¿Fueron todas creadas por usted?

Cesar Villela: No todas. Creo que introduje, más o menos, un ochenta por ciento de nuevos tipos de diseños de letras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Serenidade: ¿Qué ha sucedido con las portadas? ¿Quién tiene los originales? En mi opinión deberían estar en un museo.

Cesar Villela: Los originales se perdieron, no sé que fin tuvieron, infelizmente.

Serenidade: ¿Qué opina de las reediciones de los discos de Elenco que no respetan las portadas originales?

Cesar Villela: Es realmente lamentable.

Serenidade: ¿Qué es lo que hace ahora? ¿Aún diseña portadas?

 

 

 

 

 

 

 

 

Cesar Villela: Desde 1973 me dedico a las Artes Plásticas. Me convertí en pintor, aunque ya pintaba en mi tiempo libre. A partir del 73 pasé a dedicarme completamente a esa actividad en Brasil y en los Estados Unidos. He publicado trabajos míos hasta en Corea, donde participé en el número de lanzamiento de la revista Design Journal del Art Center of Korea, siendo el único brasileño en participar. Voy a mandarte algunas fotos de mis lienzos, incluso de un tema en el que estoy trabajando muy ligado con España: "Don Quijote". Mi abuelo materno era español.

Serenidade: ¿Trabaja con ordenadores? ¿Cree que hubiera hecho mejores portadas de haber podido trabajado con ordenadores en aquella época?

Cesar Villela: No, no trabajo con ordenadores. Es una gran herramienta pero no sé si me hubiera ayudado en la creación, porque la creación es un estado mental. Lo que sí es cierto es que me hubiera dado mayor velocidad en el arte final. Ahora que me voy a instalar en Brasil voy a tener que comprar uno.